LA GRAN COMISIÓN ALCANZADA EN EL PRIMER SIGLO

Escrito por Eduardo Mondaca

_________________________________________

Eduardo Mondaca

14  Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Este es otro versículo muy usado por los futuristas para señalar que la venida del Señor es aun futura, porque según ellos, el mundo aun no ha sido totalmente evangelizado. Eusebio de Cesarea escribe en el tercer siglo, cómo la palabra de Cristo recorrió todos los rincones del mundo en breve tiempo durante el primer siglo (Historia Eclesiástica, Libro II, cap.III). Ahora veamos el testimonio que nos dan los escritores del Nuevo Testamento con respecto a la predicación del evangelio en los primeros años de la Iglesia. Según lo que leeremos, las buenas noticias llegaron a todos los rincones de la tierra habitada de aquella época. Porque eso es lo que significa la palabra mundo en Mt.24:14, “tierra habitada” gr. oikoumene (οἰκουμένη G3625-Strong). Jesús no pensaba en América en esos momentos, como algunos posiblemente quieran creer, sino que la comisión a sus apóstoles, era imperativamente hacer testigos a todas las naciones del mundo conocido de esa época. Lucas dice que en el día de Pentecostés moraban en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo (Hech.2:5), y estos, todos oyeron la predicación del evangelio de boca del apóstol Pedro. Los versículos a continuación, demuestran que para antes del año 70 d/C., la fe cristiana, había llenado la tierra habitada con su esperanzador mensaje.

Acusan a Pablo de promover la nueva doctrina por todo el mundo:

Hch. 24:5  Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos.

La fe de los hermanos de Roma se divulga por todo el mundo:

Rom. 1:8  Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.

El evangelio llega a Colosas, así como a todo el mundo:

Col. 1:6  que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad,

Pedro tiene testimonio en sus días, que hay cristianos en todo el mundo (conocido):

1Pe. 5:9  al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Estos versículos ya los había mostrado en el capítulo segundo, pero nunca está de más volver a repasar la Escritura ¿verdad? Como puede apreciar, estos pasajes bíblicos, señalan claramente cómo la propagación del evangelio, o del cristianismo, llegó a todos los rincones del mundo conocido, o habitado del primer siglo. Cuando uno plantea ésta verdad bíblica, la gente reacciona negativamente formulando la siguiente pregunta: Sí Jesús ya regresó ¿Para qué evangelizar entonces? La respuesta debe encontrarse en la misma Biblia: El reino de Dios es un reino eterno, sin límites, como dice Daniel 9:7 “Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite”, esto significa que continuará por siempre; los seres humanos, miembros de este reino, algunos iremos pasando, pero no obstante, otros seguirán viniendo y el reino de Cristo continuará creciendo y avanzando. Hay un pasaje muy hermoso en la Biblia el cual describe maravillosamente la continuidad del reino de Dios sobre la tierra. Se encuentra en Isaías 60 y tiene como subtitulo “La futura gloria de Sión”. Este pasaje ha sido muy mal interpretado por los futuristas, quienes solo han querido ver en él, la restauración final de Israel como pueblo escogido de Dios, y no las promesas de Dios cumplidas en la Iglesia del Nuevo Pacto, que está compuesta por judíos y gentiles. Deseo mostrar algunos versículos de este glorioso canto profético, para luego hacer un breve análisis:

1 Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

2  Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

3  Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

11  Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes.

14  Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad de Jehová, Sion del Santo de Israel.

18  Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza.

21  Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme.

22  El pequeño vendrá a ser mil, el menor, un pueblo fuerte. Yo Jehová, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto.

Isaías 60 es un canto de triunfo y parabienes, una oda de regocijos y alabanzas; es la proclamación profética sobre la futura gloria de Israel, pero no del Israel natural, como suponen los futuristas, sino del Israel de Dios (Gal.6:16), la Jerusalén de arriba (Gal.4:26), el monte Sion, la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial (Heb.12:22). Cuando en la Biblia aparece el nombre “Sión”, se está refiriendo a la Iglesia, el pueblo espiritual de Dios. En Galatas 4 el apóstol Pablo hace una alegoría de las dos mujeres de Abraham, Sara y Agar. Él dice, que estas dos mujeres representan a los dos pactos: Agar, es el pacto proveniente del Sinaí (el viejo), y que da hijos para esclavitud, mientras que Sara, representa al Nuevo Pacto, y corresponde a la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros y es libre (Gal.4:24-26). Digo esto para confirmar que la Iglesia es la depositaria directa de todas las promesas hechas por Dios al Israel natural. En el pasaje de Isaías que hemos leído recién, el verso 11 dice: “Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes”. Este es un versículo que gusta mucho a los “apóstoles de la prosperidad”, quienes quieren demostrar con él, que la iglesia debe poseer hoy las riquezas materiales del mundo, y que incluso los reyes y los grandes de la tierra deberán inclinarse ante ella. Pero nada está más lejos del verdadero sentido de estas palabras proféticas de Isaías. “Las riquezas de las naciones”, son las personas, los elegidos de Dios que deben conformar la Iglesia. Para Dios, no es importante las riquezas del mundo, y él nunca piensa en riquezas materiales cuando habla de sus propósitos con el hombre, esa interpretación la hemos adoptado en las últimas décadas, motivados por los “telepredicadores” que sólo hablan de riquezas y prosperidad, al punto de decir que la pobreza es una maldición y que Dios nos ha liberado de esa maldición en la cruz. Esta es la famosa y tan dañina “teología de la prosperidad”, tan recurrente por nuestros predicadores modernos.

Investigando en la Biblia el sentido de la expresión “las riquezas de las naciones”, descubrí que tal riqueza no es material, sino que, se refiere a las almas que habrían de ser salvas cuando el Cristo viniese al mundo.

En Mateo 12:29 leemos lo siguiente: Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa”.

¿A qué bienes se refiere Jesús en esta parábola del hombre fuerte mencionada en este pasaje? En primer lugar hay que definir quién es ese hombre fuerte. Es obvio, que se trata de Satanás. Él era el punto de la discusión de Jesús con los fariseos. Por tanto, las riquezas no pueden ser bienes materiales, sino espirituales; almas, personas bajo el dominio del príncipe de este mundo, y que fueron liberadas por uno más fuerte que él (Lc.11:22). En Apocalipsis 5:12 dice: “El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”. Nuevamente aparece la palabra riquezas, y aunque bien podría interpretarse por bienes materiales, pareciera que el término en este versículo es más atribuible a personas que a cosas por el contexto en que se encuentra. El capítulo cinco de Apocalipsis revela el momento glorioso cuando Cristo sube al cielo después de su sacrificio en la cruz, tal como dice Hebreos 9:11 presentándose ante el Padre como el sacrificio perfecto. Es en ese momento cuando Cristo recupera para sí y para Dios los reinos del mundo (Ap.11:15).  Jesús en sus parábolas del reino en Mateo 13:44 y 45, habló de tesoros escondidos y perlas de gran precio; a mi entender, se refería a los escogidos del reino, es decir, a nosotros su Iglesia. Por todo esto, creo que el evangelio eterno del reino de Dios, deberá predicarse por siempre, porque las riquezas de las naciones (las personas) deberán ser traídas a él. El mensaje de hoy, no puede ser un mensaje de juicio, pues el juicio ya fue ejecutado hace dos mil años atrás. Y tal como en la parábola de la fiesta del rey de Mateo 22:1-14, los primeros convidados (los judíos) a la fiesta de bodas, que tipifica al reino de Dios, rechazaron la invitación; en un acto de “pura gracia”, y por medio de la predicación del evangelio, Dios se volvió a nosotros los gentiles, las riquezas de las naciones y nos llamó a su precioso reino de luz. El llamado sigue extendiéndose, pero no porque las bodas aun no se celebren, sino porque estamos viviendo las bodas del cordero por la eternidad. La iglesia, la esposa del Cordero, comprada y lavada por su preciosísima sangre reina en gloria junto a su amado Salvador desde ese maravilloso día, que aunque incomprensible aun para la misma Iglesia, ésta es la verdad que profesa la Biblia. Cristo vino, tal cual como él lo dijo, y nuestra misión hoy como Iglesia redimida y conocedora de los misterios eternos de Dios, y que por la gracia del Señor hemos alcanzado los siglos venideros (este tiempo), proclamar a los cuatro vientos este mensaje sublime que tiene el poder para transformar al mundo. “para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7). Y por último, pareciera que la idea de Mateo 24:14 de predicar el evangelio a todas las naciones antes del fin, no estaba pensado en un proyecto misionero de alcance mundial, como hoy se entiende, sino que habría necesariamente que verlo en contexto con lo que dice Mateo 10 cuando Jesús envía a sus doce apóstoles a predicar el evangelio del reino de Dios a la nación de Israel (v.7), y especialmente en el versículo 23 en donde dice: “Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo de Hombre”.

Sí para Jesús el tiempo de alcanzar tan sólo a Israel con el evangelio del reino era muy limitado, con mayor razón lo sería si él hubiera pensado en una evangelización mundial antes de su venida, unos 40 años más tarde.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°

2 comentarios sobre “LA GRAN COMISIÓN ALCANZADA EN EL PRIMER SIGLO

  1. tremendas revelaciones, ya que el diablo no existe, porque está aniquilado no podemos echarle la culpa de tener estas verdades escondidas. (ya se que por ignorancia, por ser perezosos para escudriñar la escritura) creo que usted es un Lutero del siglo XXI gracias porque es super archi emocionante nuestro cristianismo, nuestra vida, nuestro presente y por supuesto nuestro futuro. gracias mi hermano. Bendiciones

  2. Deseo agregar un nuevo comentario relacionado con uno de los puntos que toqué en el tema recién expuesto. He hecho una revisión al pasaje de Mateo 12:29 y que dice así: “Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa”. Allí presento al hombre fuerte como Satanás, pero permitanme hacer la siguiente corrección.

    ¿Quién es ese hombre fuerte que guarda su palacio?

    ¿A qué bienes se refiere Jesús en esta parábola del hombre fuerte? En primer lugar hay que definir quién era ese hombre fuerte, y para lograrlo, hay que tener en cuenta que esta historia no es real, sino una parábola, lo cual significa, que es totalmente ficticia, por lo tanto, los personajes son solo figuras o ilustraciones de las actitudes de las personas. Hasta hace un tiempo atrás, yo sostenía y ense-ñaba, que ese hombre fuerte descrito por Jesús, era Satanás, el personaje cósmico que todos identifican. Sin embargo, hoy, con mi nueva concepción sobre este “personaje”, y que ya aclararé más adelante de que se trata, puedo decir con mucha seguridad, que “ese hombre fuerte”, representa el corazón rebelde del hombre, el cual es su propia mente, la que siempre se opone a Dios. Para entender correctamente el término al que Jesús está haciendo alu-sión, es necesario leer todo el capítulo, y observar en el contexto general, cual es realmente la idea planteada por él. Jesús quiere enseñar, que mientras nuestra mente está dividida en dos pensamientos, nunca habrá victoria, sino destrucción y derrota. Cuando Jesús sanó al ciego y mudo del pasaje que estamos revisando, rescató el tesoro que había en él, “los bienes”, los cuales eran su corazón (mente); una mente corrompida y extraviada a causa de su enfermedad. El hombre fuerte y armado, como dice Lucas 11:21, era la mente que se oponía al propósito divino, pro-bablemente este hombre maldecía a Dios a causa de su mal. En el mismo capítulo y en el mismo contexto, Jesús habló del espíritu inmundo que sale del hombre (Mt.12:43) como quien sale de su casa; esto significa, que la casa o palacio de todo el pasaje de Mateo 12, se refiere a la mente humana, sencillamente eso. Y con respecto al Satanás que se menciona en el versículo 26, no es que Jesús esté considerando a Satanás como un dios en sí, sino mas bien, él está confrontando lo que había en las mentes de los fariseos, quienes en realidad creían en la existencia de una deidad maléfica llamada Beelzebú, el cual no es un nombre hebreo, sino de origen caldeo, es decir, pagano. Jesús acusa a estos líderes religiosos de ser ellos precisamente quienes están en contra de los propósitos de Dios, y por lo tanto, les dice en el verso 30: “El que no es conmigo, contra mí es, y el que conmigo no recoge, despa-rrama”. Ese era el punto de la discusión de Jesús con los fariseos, sobre una casa dividida en sí misma, o sea, la mente de la persona que se opone a Dios (adversaria a Dios). En los versos 34 y 35 les dice justamente lo que se provoca en el corazón de ellos: “!!Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”. Por tanto, las riquezas, no son bienes materiales, sino, espirituales; corazones bajo el dominio del príncipe de este mundo, que no es más que el espíritu de pensamiento adverso a Dios, que dominaba al hombre (Ef.2:2), y del que fueron liberados por uno más fuerte que él (Lc.11:22). En Apocalipsis 5:12 dice: “El Cordero que fue inmo-lado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”. Nuevamente aparece la palabra riquezas, y aunque bien podría interpretarse por bienes materiales, pareciera que el término en este versículo es más atribuible a personas que a cosas, por el contexto en que se encuentra. El capítulo cinco de Apocalipsis revela el momento glorioso cuando Cristo sube al cielo después de su sacrificio en la cruz, tal como dice Hebreos 9:11, presentándose ante el Padre como el sacrificio perfecto. Es en ese momento cuando recupera para sí y para Dios, los reinos del mundo (Ap.11:15).

    Muchas gracias y les invito a continuar revisando los temas que aparecen en mi blog: http://www.lapalabrarevelada.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s