ESCATOLOGÍA REALIZADA DEL NUEVO TESTAMENTO

Escatología Realizada Novo-testamentaria

Una Introducción a la Abundancia de Pasajes del Nuevo Testamento que Apoyan el Cumplimiento de Toda la Profecía con La Desolación de Jerusalén en el Primer Siglo

Por Todd D. Dennis

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Proverbios 13:12

“La Esperanza que se demora es tormento del corazón,

pero el deseo cumplido es árbol de vida.”

Introducción

Lo que diferencia la Escatología Realizada de toda otra perspectiva escatológica es la  creencia de que toda la profecía se cumplió durante el primer siglo (Lucas 21:22,32). Esta posición sostiene que la segunda venida de Cristo, el juicio y la resurrección de los muertos (Juan 5:28-29), todos encontraron su cumplimiento en el periodo de la destrucción de toda Judea, por los romanos, en los años setenta de la era post-Cristo.

La reacción inicial de muchos al oír esto es la sorpresa de que alguien pudiera creer semejante cosa. Sin embargo una vez que se permite que la Escritura hable por sí misma, uno no puede negar la justificación de esta creencia. Esto se debe a la cantidad aplastante de Escrituras que declaran que todo esto “…sin demora tiene que suceder” (Apoc.1:1). Revisando una lista de estos versículos, es posible ver que “La Escatología Realizada” no es irracional ni es blasfemia enseñarla.

Para entender cómo esto puede ser posible, hay cuatro verdades Bíblicas muy importantes que deben establecerse:

Primero, que los años que transcurrieron desde la cruz hasta la desolación de Jerusalén en el año 70 d. C., fueron los “últimos días”;

Segundo, que la “parusía” (apareciendo, viniendo, que revela) de Cristo ocurrió antes de que esa generación contemporánea falleciera;

Tercero, que el Pacto Viejo todavía estaba en vigor hasta el tiempo de la “parusía”; y

Cuarto, esa redención/salvación de todos los creyentes (vivos y “dormidos”) se esperaba durante el tiempo del Nuevo Testamento, y no se había realizado todavía.

Presentando la Escritura de esta manera y permitiéndole hablar por sí misma podemos ver que el Nuevo Testamento es una colección de libros escritos en los “últimos días”

del Viejo Pacto, y todos ellos despliegan la expectativa seria de los creyentes de aquel tiempo de que el retorno de Cristo ocurriría durante sus vidas. También veremos que este retorno de Cristo se cumplió en esa generación, (específicamente con el propósito de premiar la expectativa de ellos), y Cristo es quien cumple Su promesa de “llevarlos conmigo” (Juan 14:3).

Es por el establecimiento de la realidad bíblica de estos cuatro puntos que la Escatología del Nuevo Testamento pueda ser claramente comprendida.

  1. Los Últimos Días

Se ha declarado vez tras vez que el Nuevo Testamento se escribió en los años finales del “mundo que entonces era” (también conocido como el sistema del “Viejo Pacto”) (Heb. 1:2). Este periodo de “los últimos días”, o “el fin de la edad,” vio su cumplimiento en la parusía de Cristo (Mat. 13:39). Era entonces que el sistema del Viejo Pacto, con todos sus atavíos, fue destruido con fuego (II Pedro 3:10). Al establecer esta norma de interpretación escatológica para El Nuevo Testamento, Cristo declaró en Marcos 1:15, “Se ha cumplido el tiempo…El Reino de Dios está cerca….”

Pedro especifica el rango de este periodo, normalmente llamado “los últimos días,” en su sermón de Hechos 2:16-21. Él declara que, en cumplimiento de la profecía de Joel, ellos estaban en “los últimos días,” y qué verían las varias manifestaciones carismáticas (lenguas, visiones, profecía, señales), hasta “el día del señor” (v.20), tiempo en que cesarían estas manifestaciones. Sabemos por otras numerosas Escrituras que el “día del Señor” se cumplió con la destrucción de Jerusalén, durante esa misma generación (Lucas 21:20-22,32). De hecho, el periodo de los 40 años desde la cruz hasta “el día del Señor” era perfecta y precisamente simbolizado por los 40 años de vagar por el desierto, que fue la preparación para la entrada de Israel a la tierra de descanso.

Noten que la principal distinción entre Escatología Realizada y todos los otros sistemas de doctrina escatológica, con respecto a “los últimos días,” es la posición de que el retorno de Cristo iba a ocurrir al final de la edad del Viejo Pacto, y no al extremo opuesto de la edad del Nuevo Pacto. Que las iglesias del periodo apostólico estaban viviendo en el “los últimos días ” de la edad, con gran expectativa por la cercanía de los eventos, es evidente en los siguientes versículos:

Mateo 24:34 “Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.”
Hechos 2:16-17 “En realidad lo que pasa es lo que anunció el profeta Joel: Sucederá que en los últimos días….”
Hechos 3:23-24 “Porque quien no le haga caso será expulsado del pueblo. En efecto, a partir de Samuel todos los profetas han anunciado estos días.”
Rom.13:11-12 “…estando conscientes del tiempo en que vivimos…la noche está muy avanzada y se acerca el día”
Rom. 16:20 “Muy pronto el Dios de paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes.”
Hebreos 1:2 “…en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo”.
Hebreos 10:37 “Pues dentro de muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá, y no tardará.”
I Pedro 1:20 “Cristo, a quien Dios escogió antes de la creación del mundo, se ha manifestado en estos últimos tiempos en beneficio de ustedes.”
I Juan 2:18 “Queridos hijos, ésta es la hora final……Por eso nos damos cuenta de que ésta es la hora final.”
Apoc.1:1 “Esta es la revelación….para mostrar a sus siervos lo que sin demora tiene que suceder.”
Apoc.1:3 “…porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.”
Apoc.22:6 “…Estas palabras son verdaderas y dignas de confianza…para mostrar a sus siervos lo que tiene que suceder sin demora.”
Apoc.22:10 “…No guardes en secreto las palabras de este libro porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.”

  1. La Segunda Venida de Cristo

La parusía (presencia) de Cristo también fue profetizado, como encontrando su cumplimiento al final de los últimos días del periodo del primer siglo, además del juicio, el fin de la aion (edad), y el establecimiento de los nuevos cielos y tierra específicamente. Cristo mismo declaró que Su “segunda venida” ocurriría en esa generación, con énfasis particular dijo, “…Les aseguro que no terminarán de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre” (Mat. 10:23).

La venida de Cristo siempre estaba relacionado directamente a “la destrucción súbita,” que iba a suceder a esa nación malvada (I Tes. 5:1-3), y entonces el juicio del gran trono blanco (Mat. 16:27-28; 25:31-32), por el cual todas las personas de la edad anterior (fueran de fe o sin fe), serían juzgados por la sangre de Cristo, y recibirían su premio eterno (Mateo 16:27-28). Por consiguiente, cuando vemos los muchos versículos que colocan estos eventos como contemporáneos a ese marco de tiempo, no debemos pasar por alto su apoyo al sistema de Escatología Realizada.

Los versículos siguientes se alistan para mostrar la constancia y consistencia de esta cronología por todo el testimonio de todos los escritores del Nuevo Testamento.

No puede ignorarse la relevancia del público a quien está dirigida la Escritura. Muchos escritores y pastores violan esta regla tan importante de hermenéutica, enseñando que la Biblia entera se escribió para nosotros, cuando de hecho, se escribió para aquellos.

Son marcados los versículos de importancia particular con un asterisco (*), y se encuentran debajo del versículo con el que están relacionados.

Mateo 10:23 “…no terminarán de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre.”
Mateo 24:30,34 “…Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria…Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.”
*Apoc. 1:7 “¡Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos, incluso quienes lo traspasaron .”
Mateo 24:31,34 “Y al sonido de gran trompeta mandará a sus ángeles, y reunirán de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.”
* I Tes. 4:16-17 “El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, …seremos arrebatos junto con ellos en las nubes para encontrar con el Señor…”
* I Cor. 15:51-52 “…No todos moriremos, pero todos seremos transformados…en un instante…Pues sonará la trompeta “
I Cor. 1:7-8 “…de modo que no les falta ningún don espiritual mientras esperan con ansias que se manifieste nuestro Señor Jesucristo. Él los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de nuestro Señor Jesucristo.”
I Cor. 15:51-52 “…No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante…al toque final de la trompeta…”
I Tes.. 4:16-17 “El Señor mismo descenderá….con voz de arcángel y con trompeta de Dios…luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatos junto con ellos en las nubes….”
I Tes.. 3:13 “Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos…la santidad de ustedes….delante de nuestro Dios y Padre.”
I Tes.. 5:23 “Que Dios mismo,….los santifique por completo….irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”
I Tim. 6:14 “Que guardes el mandamiento… hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo”
Stg. 5:7 “…tengan paciencia hasta la venida del Señor. .”
I Pedro 1:13 “…pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo.”
1 Juan 2:28 “..permanezcamos en él para que cuando se manifieste….”
Apoc.1:7 “¡Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos, incluso quienes lo traspasaron….”
Apoc.3:11 “Vengo pronto..”
Apoc.22:12 “¡Miren que vengo pronto!…”
Apoc.22:20 “El que da testimonio de estas cosas, dice: Sí vengo pronto. Amén. ¡Ven, Señor Jesús!.”

  1. El Juicio y El Fin

Además de estas declaraciones enfáticas con respecto a la venida de Cristo al final de  “los últimos días”, la Escritura también está llena de la cronología de conceptos relacionados a la venida, como el juicio, el tiempo del fin del Viejo Pacto, y el establecimiento del Nuevo Pacto, los cielos nuevos y tierra nueva, cosas qué eran para ese entonces, muy “prontas” para ser reveladas.

El eslabón entre los últimos días y estos eventos relacionados, puede verse en los pasajes siguientes. Estos versículos se presentan aquí para ilustrar la profundidad y anchura de los pasajes que se enfocan en los eventos inminentes, directamente relacionados al cronómetro de “los últimos días,” y la venida de Cristo:

El Juicio

El gran juicio era un evento inminente, directamente relacionado con el tiempo de aquella generación. El juicio que se declaró era físico, así como era a la vez espiritual, y la mayoría de los comentaristas concuerdan en esto:

Mateo 3:7 “¡Camada de víboras! ¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca?”
Mateo

16:27-28

“…el Hijo del hombre ha de venir…entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho. Les aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte sin antes haber visto al Hijo del hombre llegar en su reino.”
Mateo 23:36,38 “Les aseguro que todo esto vendrá sobre esta generación…..Pues bien, la casa de ustedes va a quedar abandonada.”
Hechos 2:16,17,20 “En realidad lo que pasa es lo que anunció el profeta Joel: Sucederá que en los últimos días…El sol se convertirá en oscuridad y la luna en sangre antes que llegue el grande y esplendoroso día del Señor.”
Stg. 5:9 “¡El Juez ya está a la puerta!”
I Pedro 4:5 “…aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos”.
I Pedro 4:17 “Es tiempo que el juicio comience por la familia de Dios…”
Apoc.22:12 ¡Miren que vengo pronto! Traigo conmigo mi recompensa, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho.”

El Tiempo del Fin

La escritura habla del “tiempo del fin”, en lugar del “fin del tiempo”. De hecho, en ninguna parte de la Biblia se trata del tema de la escatología cosmológica. Los pasajes que son considerados como tales, típicamente se refieren a la Escatología del Pacto Antiguo (el ejemplo primordial de esto es II Pedro 3, donde se escribe respecto a los elementos de la ley Mosaica). Lo mismo se puede decir de las referencias al “fin del mundo”. La palabra traducida “mundo” (aión), quiere decir más bien “edad”, o “un periodo de tiempo.” Desde luego entonces, el fin de la edad (del Viejo Pacto) es lo que entendemos que esperaban en forma tan inminente:

Mateo 13:39 “….La cosecha es el fin del mundo…”
Mateo 24:14 “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.”
Lucas 21:22,32 “Ése será el tiempo del juicio cuando se cumplirá todo lo que está escrito…no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.”
I Corintios 1:8 “Él los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de nuestro Señor Jesucristo.”
1Corintios 10:11 “Todo eso sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos.”
Gálatas 4:4 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo…” (Vers. 1960).
Hebreos 9:26 “…Cristo había tenido que sufrir muchas veces desde la creación del mundo. Al contrario, ahora, al final de los tiempos, se ha presentado una sola vez y para siempre…”
I Pedro 4:7 “Ya se acerca el fin de todas las cosas. Así que, para orar bien, manténganse sobrios y con la mente despejada”.
Hebreos 8:13 “Al llamar nuevo a ese pacto, ha declarado obsoleto al anterior; y lo que se vuelve obsoleto y envejece ya está por desaparecer.”

Los Nuevos Cielos y Tierra

El cambio de los antiguos cielos y tierra, a los nuevos cielos y tierra, se relaciona al cambio del Viejo Pacto al Nuevo. Esto es el mundo que estaba concluyendo. En esto los hombres más eminentes, como Spurgeon, Owen, Locke, y Edwards, están de acuerdo. Esto, según Hebreos 9:1-10, tomaría lugar cuando el segundo templo judío fuera destruido. Los pasajes siguientes muestran la proximidad del temblor de las potencias de los cielos:

Mateo

24:34-35

“Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.”
Lucas 21:26,32 “Se desmayarán de terror los hombres, temerosos por lo que va a suceder al mundo., porque los cuerpos celestiales serán sacudidos.. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.”
Hebreos

9:1,8-10

“…el primer pacto tenía sus normas para el culto, y un santuario terrenal…El Espíritu Santo da a entender que mientras siga en pie el primer tabernáculo, aún no se habrá revelado el camino que conduce al Lugar Santísimo…. válidos sólo hasta el tiempo señalado para reformarlo todo.”
Hebreos 12:26-28 “…su voz conmovió la tierra, pero ahora ha prometido: Una vez más haré que se estremezca no solo la tierra sino también el cielo. La frase una vez más, indica la transformación de las cosas movibles, es decir, las creadas, para que permanezca lo inconmovible. Así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible…..”

El Viejo Pacto Todavía Vigente Después de la Cruz y Pentecostés

Entonces el siguiente punto es que el Viejo Pacto no había sido abolido todavía, cuando se escribió el Nuevo Testamento. Mientras quedaba el templo, y los sacrificios fueran ofrecidos continuamente, el plan de redención estaba incompleto. El propio Cristo declaró que Su victoria en la cruz no estaba terminada aún, y sólo encontraría su cumplimiento en el juicio (Mat. 12:20; Rom. 2:5-8; 9:22-23; II Tes.. 1:7-10; I Cor. 15:54-57); por lo tanto el cumplimiento de la redención debía ocurrir después de la cruz, y del Pentecostés.

Además, Cristo declaró que ni una letra o tilde pasarían de la ley, mientras que el cielo y tierra aun permanecieran (Mat. 5:17-18). Esto es una muestra de la continuidad de la estructura de Viejo Pacto, hasta que el Nuevo Pacto se estableciera en el momento del retorno de Cristo.

La Biblia enseña claramente que el plan de redención sería cumplido en la “parusía” de Cristo (I Cor. 15:22-23). Como la Escritura testifica, “Pero en los días de la voz del séptimo ángel (la “última trompeta” de I Cor 15:52; I Tes.. 4:16; Isaías 27:13), cuando esta comience a sonar, el misterio de Dios será revelado, como lo ha declarado a sus siervos los profetas.”

La frase importante usada en la Escritura, en referencia al cumplimiento del “misterio de Dios” (redención para el hombre, y reconciliación con Dios, que se perdió en el huerto del Edén), es el establecimiento de “los nuevos cielos y tierra.” Esta frase no se refiere a la estructura material del universo (como está claro en Isaías 51:15-16; 65:17-18 – Vea Juan Owen sobre los Cielos y Tierra), como muchos suponen, sino que, más bien, se refiere al establecimiento eterno del Nuevo Pacto.

Como veremos ahora, la segunda venida de Cristo se coloca al final de la edad del Viejo Pacto (Mat. 13:39), con el propósito de introducir “los nuevos cielos y tierra” del Nuevo Pacto (Lucas 21:26 – 28; Heb. 12:25-28), por el hecho de “recoger el trigo (los salvos) al granero” (Mat.. 13:30), también por “limpiar su era” (Mat.. 3:12) y “quemar la paja (los malos) con fuego inextinguible” (Mat. 3:12; 13:30). Sin embargo, hasta ese tiempo, el Viejo Pacto estaba todavía en su lugar. Los versículos siguientes ilustrarán esto, a través del marco de tiempo de declaraciones Escriturales, así como también en las prácticas de la iglesia del Nuevo Testamento (observando prácticas del Viejo Pacto todavía).

Un punto importante que contemplar ahora, es que, si “los cielos y tierra” del Viejo Pacto aún no han desaparecido (Heb. 8:13), entonces nosotros somos responsables de guardar cada letra y tilde de la ley:

Mateo 5:17-18 “No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento. Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni un letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido.”
*Mateo 24:34-35 “Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.”
*Hebreos 12:25-29 “…las cosas movibles, es decir, las creadas, para que permanezca lo inconmovible.. así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible….”
Mateo 22:6-8 “Los demás agarraron a los siervos, los maltrataron y los mataron. El rey se enfureció. Mandó su ejército a destruir a los asesinos y a incendiar su ciudad. Luego dijo a sus siervos: El banquete de bodas está preparado….”
Mateo 23:36,38 “Les aseguro que todo esto vendrá sobre esta generación…Pues bien, la casa de ustedes va a quedar abandonada.”
Hechos 3:19-21 “…arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor…es necesario que él permanezca en el cielo hasta que llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas….”
*Apoc. 10:7 “En los días en que hable el séptimo ángel, cuando comience a tocar su trompeta, se cumplirá el designio secreto de Dios, tal y como lo anunció a sus siervos los profetas.”
Hechos 21:26 “Al día siguiente Pablo se llevó a los hombres y se purificó con ellos. Luego entró en el templo para dar aviso de la fecha en que vencería el plazo de la purificación y se haría la ofrenda por cada uno de ellos.”
Hebreos 8:13 “Al llamar nuevo a ese pacto, ha declarado obsoleto al anterior; y lo que se vuelve obsoleto y envejece ya está por desaparecer.”
Hebreos 9:1,8-10 “…el primer pacto tenía sus normas para el culto, y un santuario terrenal…Con esto el Espíritu da a entender que, mientras siga en pie el primer tabernáculo, aún no se habrá revelado el camino que conduce al Lugar Santísimo…válidas hasta el tiempo señalado para reformarlo todo.
  1. Esperando la Redención Después De la Cruz y el Pentecostés

El clímax de estos puntos (y los explícitamente declarados en la Escritura) es que los cristianos todavía estaban esperando la salvación eterna después de la Cruz y el día de Pentecostés. La expectativa seria de los creyentes en los últimos días de la era del Viejo Pacto no se había logrado todavía. Ellos no habían sido todavía “revestidos” con la redención que esperaban (II Cor. 5:2-4). Cuando Pablo escribió, esta expectativa era que “no sólo ellos, pero nosotros también, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo” (Rom. 8:23). Muchos intentan enseñar que esto está escrito en referencia a una redención completamente física (redención de sus cuerpos), pero la Escritura claramente discute:

“…para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que vengan tiempos de refrigerio de la presencia del Señor, y Él envíe a Jesús….a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos (Hech.3:19-21) otros versos adicionales que confirman de que Dios ya había hablado en el pasado por los profetas (Apoc. 10:7; Lc.21:22, 32).

En otras palabras, los creyentes (vivos o “dormidos”) estaban esperando ser redimidos de la muerte espiritual (cf. Gen 2:17) y de la tumba, y esta victoria no les había sido entregada todavía después de la cruz, o después de Pentecostés (cf. I Cor. 15:54-57). Que esto es evidente, se puede ver a lo largo del Nuevo Testamento. Numerosos versículos que hacen referencia a los creyentes soportando hasta el fin para ser salvos, y cosas semejantes (Mat. 10:22; Heb 6:4-6; Heb 10:26-31, II Pedro 2:20 – 22, etc.), enfatizan el hecho de que ningún hombre fue redimido de la muerte o de la tumba antes de la parusía. Estaban esperando el gran día del juicio, cuando “los muertos en Cristo subirían,” y Cristo declararía, “Vengan, los benditos de mi padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.”

La criatura a la cual se refiere como esperando seriamente la redención, es simplemente, aquella a la cual Pablo se refirió en Rom. 6, “el viejo hombre,” o “el hombre de pecado.” Recíprocamente, en Gálatas 6:15, Pablo declara que aquéllos que son redimidos son “una nueva criatura.” Esta conversión, sin embargo, no encontraría su realización o plenitud hasta el retorno de Cristo. I Corintios 15:22,23 dice muy directamente:

“Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen.”

Lo que está claro, utilizando el ejemplo de Hebreos 11:39,40, es que a los santos del Antiguo Testamento no les fue dada la prometida herencia de vida eterna, en el momento de la Cruz:

“Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor.”

Esto es consistente con el número de versículos (que estamos a punto de ver), que declaran que la herencia todavía se esperaba formalmente DESPUÉS DE la cruz, y Pentecostés. Esto es consistente con el símbolo del Antiguo Testamento del sumo sacerdote que entra al Lugar Santísimo, y al salir de nuevo, declara la suficiencia de la ofrenda, y la restauración del pueblo. Así nuestro sumo sacerdote se presentó ante el Padre, y volvió otra vez para traer salvación. Para responder a los que dicen que esto fue cumplido en la resurrección, contesto que ellos contradicen la declaración clara de Escritura, en el libro de Hebreos:

Heb. 8:1; 9:24,28.

“…tenemos tal sumo sacerdote, aquel que se sentó a la derecha del trono de la Majestad en el cielo…

“En efecto, Cristo no entró en un santuario hecho por manos humanas, simple copia del verdadero santuario, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora ante Dios en favor nuestro…

“…Cristo fue ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, ya no para cargar con pecado alguno, sino para traer salvación a quienes lo esperan”.

Una ramificación inmediata de esta posición es el efecto que tiene en el establecimiento de la doctrina largamente debatida de la perseverancia de los santos. El número de versículos que parecen enseñar que uno puede perder su salvación, deben ser consideradas a la luz del marco del tiempo en el que fueron escritos (es decir antes del 70 a.C.). Nadie había sido redimido todavía; por consiguiente, nadie perdió su salvación en ese día, solamente no recibió la redención cuando la redención vino con Cristo desde el cielo en Su segunda venida. ¡Éste es un punto muy importante, porque deja a los Cristianos modernos con sólo dos posibles consideraciones: (1) Que la misma paciencia es necesaria para mantener la salvación ahora, o  (2) Que la redención que aquellos estaban esperando ansiosamente, ¡ya en efecto ha ocurrido!

Incluido en la siguiente lista están los versículos que claramente muestran que los elegidos de los tiempos del Antiguo Testamentario también estaban esperando la recepción de las promesas. Esto es de enorme significado, porque se supone que ellos, de todas las personas, recibieron la entrada al reino en el momento de la cruz.

  1. V. La Recepción Inminente de las Promesas de La Redención
Mateo 19:29 “Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.”
Lucas 21:19 “Con vuestra perseverancia ganaréis vuestras almas.” (BLA)
Lucas 21:28 “Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención”.
Hechos 2:38 “Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados..” (El punto aquí es que el bautismo sirvió para remitir pecados, no para redimir almas, que se demostrará en otros versículos que están relacionados con el estado del creyente antes de la redención).
Hechos 3:19 “Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados….y Él envíe a Jesús…a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas (cf. Lucas 21:22,23) de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos (cf. Apoc. 10:7).
Rom.5:9 “Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios!.”
Rom. 8:17-18 “…y si hijos, también herederos…coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con Él…..con la gloria que nos (gr. mello – a punto de ser) ha de ser revelada.”
Rom.8:23 “…también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestras adopción como hijos, es decir la redención de nuestro cuerpo ( del dominio del cuerpo de pecado, cf. 6:6-9).”
I Cor. 15:53-54 “Porque lo corruptible tiene que vestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se vista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito; La muerte ha sido devorada por la victoria (Ver próximo versículo).”
II Cor. 5:2-5 “Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial….vivimos en esta tienda de campaña, suspirando y agobiados, pues no deseamos ser desvestidos sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida“.
* I Cor. 15:56 “El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley”.
Gálatas 5:5 “…por obra del Espíritu…aguardamos con ansias la justicia que es nuestra esperanza.”
Efesios 1:14 “que es las arras (garantía) de nuestra herencia, hasta la redención de la posesión adquirida.”
Filipenses 1:19 “…pues yo (Pablo) sé que todo esto será para mi salvación, gracias a las oraciones de ustedes…
Filipenses 2:12 “…lleven a cabo su salvación con temor y temblor…”
I Tes.. 5:8-10 “…nosotros somos del día, seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor y por yelmo la esperanza de la salvación Porque no nos ha destinado Dios para ira, sino para obtener salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros, para que ya sea que estemos despiertos o dormidos, vivamos juntamente con Él.”
Titus 1:2 “Nuestra esperanza es la vida eterna, la cual Dios, que no miente, ya había prometido antes de la creación.”
Hebreos 9:28 “…y aparecerá por segunda vez, ya no para cargar con pecado alguno, sino para traer salvación a quienes lo esperan.”
Hebreos 11:16 “Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.” (cf. vv. 39-40)
I Pedro 1:4,5 “…y recibimos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos.” (cf. I Juan 2:18)
I Pedro 1:9-10 “..pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación. Los profetas que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron y observaron esta salvación.”
I Pedro 1:13 “…pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo”.

  1. VI. No Alcanzando la Redención Por Causa de “la Embriaguez”

Esto ocurrió antes del año 70 d.C. únicamente.

No es aplicable a nosotros ahora porque ya hemos sido redimidos

Como hemos visto, la expectativa de la iglesia de la era Novotestamentaria era que Cristo vendría rápidamente con la herencia prometida — recibiendo el fin de su fe, es decir, la salvación y la redención anheladas desde la caída de hombre en el Edén. Fueron amonestados a ser “sobrios” mientras esperaban a esto, no dudando la promesa de Cristo de retornar pronto. Aquéllos que cayeron, sin embargo, se condenaron y no recibieron las promesas. Éste es el argumento más fuerte de las Escrituras respecto al cumplimiento de toda la profecía, siendo que el final de esa condenación fue mostrado claramente cuando el Antiguo Testamento desapareció (Heb. 8:13).

Los versículos siguientes ilustran que, aun después de la cruz de Cristo, y de Pentecostés, los creyentes pudieron apostatar y condenarse, si volvían a la incredulidad. Esto demuestra claramente que había una obra no acabada, dejada para que Cristo la terminara, para poder tragar a la muerte en victoria. Esto no sería logrado hasta “el fin del tiempo,” como tantos creen ahora; sino más bien, al “tiempo del fin” del Viejo Pacto, de “los cielos y la tierra.”

Mateo 10:22 “…pero el que se mantenga hasta el fin será salvo”.
Mateo 24:13 “Pero el que persevere hasta el fin, será salvo.” (BLA)
(Vea también Juan 6:27; Stg. 1:12; 5:7-11; Apoc. 2:7,11,17,26; 3:5,12,21)
Mateo 24:48,50-51 “Pero si aquel siervo es malo y dice en su corazón: Mi señor tardará (¡Cuidado futuristas!)…vendrá el señor de aquel siervo…y lo azotará severamente y le asignará un lugar con los hipócritas; allí será el llanto y el crujir de dientes.” (BLA)
ICor.11:27,29 “…cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor…porque el que come el pan o bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena..”
I Cor. 15:2 “Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano.”
Gálatas5:1-4 “…por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud…si os dejaís circuncidar, Cristo de nada os aprovechará…de Cristo os habéis separado…de la gracia habéis caído.” (BLA)
Hebreos 3:6 “…Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamos nuestra confianza y la esperanza que nos enorgullece.”
Hebreos 3:14 “Hemos llegado a tener parte con Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio.”
(vea también Apoc. 2:5,10,16,23; 3:3,11,16)
Hebreos 6:4-6 ” Porque en el caso de los que fueron una vez iluminados, que probaron del don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, que gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento….”
Hebreos 6:11 “Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño hasta la realización final y completa de su esperanza.”
Hebreos 6:12 “No sean perezosos; más bien, imiten a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas.”
Hebreos 6:15 “Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido”.
*Hebreos 11:39-40 “Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa…pues Dios nos había preparado algo mejor.”
Hebreos 10:26 “Si después de recibir el conocimiento de la verdad pecamos obstinadamente, ya no hay sacrificio por los pecados” (vv. 26-31 para más información)
II Pedro

2:20-21

“Si habiendo escapado de la contaminación del mundo por haber conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, vuelvan a enredarse en ella y son vencidos, terminan en peores condiciones que al principio.”

  1. VII. Conclusión:

La Escritura demanda que la redención estuviera lista para ser revelada con Cristo Jesús en el “tiempo del fin” de los “últimos días” del primer siglo del “Pacto Viejo”. Fue entonces que los creyentes fieles que no habían rechazado a Cristo (quienes no creyeron que Él había retrasado su venida), fueron introducidos en el reino que Cristo fue a preparar para ellos. Él vino de nuevo, y los recibió a Él, para que donde Él estuviera, ellos también pudieran estar. Si se enseña que esto no ha pasado todavía, entonces se crean algunas consecuencias doctrinales muy severas. Entre éstas son las siguientes:

  1. Si Cristo no ha venido, entonces todavía estamos esperando estar donde él está (Juan 14:3).
  2. Si Cristo no ha venido, entonces todavía estamos esperando que el plan de redención sea cumplido (Apoc. 10:7) .
  3. Si Cristo no ha venido, entonces todavía estamos esperando ser redimidos individualmente de nuestros pecados (Lucas 21:28).
  4. Si Cristo no ha venido, entonces todavía estamos en “los últimos días,” 2000 años después (Heb. 1:2).
  5. Si Cristo no ha venido, ni una letra o tilde ha pasado de la Ley y esta está todavía en vigor (Mat. 5:17-18) .
  6. Si Cristo no ha venido, entonces algunos Cristianos están volviéndose bastante viejos (Mat. 16:28; I Tes. 5:23; I Cor 15:51).
  7. Si Cristo no ha venido, entonces el carismata (lenguas, profecía, etc.) todavía están en vigor (I Cor. 13:10) .
  8. Si Cristo no ha venido, entonces nosotros todavía esperamos el día cuando Cristo logrará finalmente lo que Él dijo que haría hace más de 1900 años, cuando declaró que no tardaría (de vez en cuando escuchamos a muchos predicadores, al terminar sus cultos, decir desde sus púlpitos, “Nos encontraremos de nuevo aquí en la Iglesia la próxima semana, si es que el Señor tarda en su venida,” como si fuera un hecho dado que el Señor se ha quedado atrás todo este tiempo).
  9. Si Cristo no ha venido, entonces el muerto todavía está esperando entrar en el cielo, y, hasta el momento, “duerme” en su tumba, esperando entrar en su descanso (I Cor. 15:20-23).
  10. Si Cristo no ha venido, entonces el Pacto Viejo todavía no ha desaparecido (Heb. 8:13).
  11. Si Cristo no ha venido, entonces nosotros todavía podemos perder la salvación después de haber participado del Espíritu Santo (Heb. 6:4-6).
  12. Si decimos que Cristo no ha venido, entonces hacemos a Cristo un mentiroso. (Apoc. 21:20)

************************

Apéndice I

El testimonio de varios historiadores sobre el asunto de haber visto a Cristo venir literalmente en las nubes del cielo

Josefo, un general judío que estuvo presente en la destrucción de Jerusalén, escribió de la venida en las nubes así: “Además de éstas [las señales], unos días después de esa fiesta, en el vigésimo primer día del mes Artemisius, [Jyar,] un cierto fenómeno prodigioso e increíble apareció; yo supongo que contarlo parecerá ser una fábula, pero si no fuera contado por los que lo vieron, y si no fuera que los eventos que lo siguieron, no fueran de tan considerable naturaleza, para merecer las señales; porque, antes de la puesta del sol, se vieron los carros y tropas de soldados en su armadura corriendo sobre las nubes, y rodeando las ciudades. Es más, a esa fiesta que nosotros llamamos Pentecostés, cuando los sacerdotes entraban de noche en el interior del templo, como era su costumbre, para realizar sus sagradas ofrendas, ellos dijeron, que en primer lugar, sentían un temblor, y se oyó un gran ruido, y después de eso oyeron un sonido como de una gran multitud y que decía, “Permítanos salir de aquí” (Guerras, VI-V-3). “

Tácito, el historiador romano, relatando los mismos eventos dijo:

“En el cielo apareció una visión de ejércitos en conflicto, reluciendo armadura. Una súbita luz de rayo de las nubes encendía el Templo. Las puertas del lugar santo se abrieron abruptamente, y una voz sobrehumana fue oída declarar que los dioses estaban dejándolo, y en el mismo momento vino el sonido del tumulto apresurándose salir” (Historias, v. 13).

Eusebio, citando de Josephus latino, en el cuarto siglo:

“Porque antes de la puesta del sol se veían en el aire carros y tropas armadas por toda la región, rodando por las nubes y rodeando las ciudades” (Eusebio, Historia Eclesiástica, Libro 3, Capítulo 8).

Fin

Anuncios

3 comentarios sobre “ESCATOLOGÍA REALIZADA DEL NUEVO TESTAMENTO

  1. Me gustaría que hablara más acerca de la transformación de los cristianos 1 cor. 15.51, cual es su punto de vista sobre el tema y como lo explica?
    me interesa profundizar en ese tema…

  2. Interesante artículo, Dios lo bendiga….es importante saber sobre la escatología realizada. Saludos desde Guatemala….
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s