CARTAS A UNA HERMANA AMIGA II

 

Eduardo Mondaca

Mi querida hermana Susana, antes que nada deseo expresarle con mucho respeto y amor algunas observaciones muy importantes que debe tener en cuenta.

Al abrazar esta línea de interpretación escatológica, uno debe desintoxicarse de todo lo antes aprendido en esta doctrina, y no es nada fácil, porque si aprender algo cuesta, “desaprender”, cuesta mucho más. Para entender Las Sagradas Escrituras se debe tener una mente abierta y limpia de cualquier enseñanza preconcebida. Para que la revelación fluya, uno debe estar abierto a ella, y no dedicarse a criticar cada cosa que descubre; de esa forma difícilmente la revelación llegará a la persona.

Cuando empezamos a entender y, aceptar que Jesucristo ya vino por segunda vez, todo nuestro sistema de interpretación sobre este tema cambia radicalmente. Se nos derrumba todo el edificio teológico que antes teníamos, y debemos comenzar a reestudiar todo, absolutamente todo desde el principio nuevamente. Se nos presentarán muchos problemas doctrinales que tendremos que resolver, pero, no hay que desesperarse ni echar pie atrás en nuestra búsqueda. También durante nuestros primeros estudios, nos encontraremos con muchos opositores en el camino, que querrán hacernos entrar en razón de que estamos equivocados (lo digo por experiencia), pero, debemos dejar pasar todo mal comentario que escuchemos o leamos sobre esta nueva forma de interpretar las profecías. Para los demás esto es una “falsa doctrina” que ha surgido en el último tiempo, pero no se deje amedrentar por nadie. Esta “falsa doctrina”, no es nueva, ni tampoco es falsa, el problema es que la gente se acostumbró a oír la enseñanza de una manera, y cambiarla a otra, sería como si nos cambiarán el cuento de Blanca Nieve, o la caperucita roja. Todos los textos de estudios sobre escatología que se venden en librerías cristianas, son de una sola línea: “Dispensacionalista”. Lo que se escucha por la radio, por la televisión, y lo que oímos desde nuestros pulpitos es la misma canción, ¿cómo podremos ir contra esa corriente tan fuerte?, bueno, este es el desafío. En los días de Lutero, sólo él y unos pocos que le seguían, estaban convencidos de que lo que habían recibido como enseñanza cristiana estaba equivocada, y él se propuso confrontar a la iglesia imperante de su tiempo, y enrostrarles su error. Que la mayoría esté de acuerdo en algún punto doctrinal, no significa que estén en lo correcto. Mayoría no es sinónimo de verdad, o de tener la razón.  Mi querida hermana, creo que Dios nos ha cruzado para una gran tarea.

Por ahora no tengo mucho tiempo de escribir, tengo muchas cosas que subir a la página, pero últimamente me ha tocado trabajar mucho, y me quedo muy cansado como para ponerme a escribir. Tengo algunas predicaciones que hice en Chile mientras fui pastor allá, y me gustaría mandarle algunas para que las escuche.

Trataré de dar respuesta a su pregunta de “en donde pasaremos la eternidad”

Quiero que entienda que yo no tengo todas las respuestas, solo trato de interpretar las Escrituras conforme el Espíritu Santo me ayuda. La Biblia tiene algunos textos muy difícil de entender, pero otros muy fáciles, de manera que hay que tratar de interpretar lo difícil por medio de lo fácil.

Le voy a dar una respuesta muy simple, pero con mucha profundidad, seguro que usted leyó muchas veces estos versos:

Filip. 1:23  Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;

 

1Tes. 4:17  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

 

En el primer verso, Pablo habla de su muerte y lo que pasará después que esto ocurra.

Él dice: “ …teniendo deseo de partir (morir) y estar con Cristo,  lo cual es muchísimo mejor”

 

Pablo cree que al momento de morir él se encontrará con Cristo, y aunque no dice si pasará el resto de la eternidad con él, es obvio que él piensa que su estado final, es estar con el Señor por siempre. Esto echa por tierra la doctrina de “la segunda venida futura”, Pablo cree que al momento de morir, él ya estará con el Señor. No está hablando de una resurrección en el futuro cuando Cristo venga, no, él dice que tiene deseo de partir y estar con el Señor. Tampoco habla de un estado intermedio, de paz de descanso, hasta cuando Cristo vuelva, no, él cree que estrá inmediatamente con Cristo.

 

En el segundo verso, hay que entender que Pablo no se está refiriendo a una segunda venida en el futuro lejano, sino, como ya he explicado en mis estudios de La Palabra Revelada, para él la segunda venida es casi inmediata, al punto que él cree que estará vivo para ese bendito momento. Pablo no está exagerando al incluirse entre los que hayan quedado para la venida del Señor, no, él sabe muy bien que el regreso de Cristo era inminente, porque Jesús lo había dicho que su venida sería durante esa generación que existía en esos días, generación a la que Pablo pertenecía, y por lo mismo él está convencido que su Señor vendría muy pronto.

Ahora bien, pasando por alto un poco la interpretación que tenga ese “arrebatamiento” que Pablo señala en este verso, el apóstol está indicando claramente que ese evento marcará el principio de su eternidad con Cristo “y así estaremos siempre con él”. Ya le explicaré con más detalle que significa el arrebatamiento de 1Tes.4:17, pero por ahora, quiero dar respuesta a su pregunta puntual. Yo creo, de acuerdo a lo que leo en la Biblia, que cuando muramos seremos inmediatamente transformados a un cuerpo espiritual para estar con el Señor (en algún lugar) por la eternidad. Es decir, la resurrección cobra efecto en el momento mismo de nuestro deceso aquí en la tierra. También ya explicaré con más detalles esto de la resurrección de los muertos, teniendo en cuenta de que la Biblia habla de tres tipos de resurrección:

 

  1. Resurrección física (de la que menos habla)
  2. Resurrección espiritual
  3. Resurrección simbólica (de la que más habla, y se puede decir que resurrección espiritual es lo mismo que simbólica)

 

Bien mi querida hermana, dejaré hasta aquí esta respuesta, y espero haber contestado su pregunta.

 

Me gustaría saber si puedo publicar su mail (sin nombre por supuesto) ya que quiero exponer algunas de las muchas cartas que me llegan en relación a mi página, y de esta manera motivar a más gente a que se atreva a dar un paso al frente en esta materia.

 

Muy bendecida en Cristo, será hasta una próxima correspondencia.

 

Eduardo Mondaca

Un comentario sobre “CARTAS A UNA HERMANA AMIGA II

  1. Amado hermano: claro que si puede publicar mi mail y si alguien quiere contactarse conmigo puedo compartir mi poca experiencia en este nuevo caminar del cual no tengo dudas, quizás tenga preguntas para profundizar más y porque no, para obligarlo un poquito para que investigue y escriba más al respecto.
    gracias por su paciencia y su bonomia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s